viernes, 14 de julio de 2017

Desde tus Pies Claros se cierne la Tormenta.




Las tormentas laten en tu empeine derecho
que al llegar la noche
se nubla, se tuerce, se agiganta
y luego se suaviza:
gacela agonizante,
patena de los días. 

Las tormentas palpitan en tu tobillo izquierdo
y desde el ápice visitan 
los cuatro extremos de los cielos
y las direcciones del espacio braman 
en un silencio acuoso
y la tormenta se abalanza con serenidad temible

Entonces
evocamos los fiordos animados del sol
y soñamos con la alegría salvaje
que a veces se desata en el costado de la entraña.

Tus pies emiten rayos hacia el fondo de la tierra
y  rompen las vasijas azules
que preparáramos para encerrar a Dios. 

GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario